Negocios Latinos Sufriendo Por La Pandemia

La pandemia ha tenido grandes efectos negativos en la economía y los negocios del país. La comunidad latina se ve grandemente afectada por esta situación actual. 

Foto por Jahi Chikwendiu de The Washington Post

De acuerdo a la Cámara de Comercio Hispana de EE.UU. (USHCC), aproximadamente 4.4 millones de los negocios de los Estados Unidos son de latinos. Esto es equivalente a $700 billones contribuidos a la economía estadounidense. Por las desventajas causadas por el COVID-19, muchos de estos negocios han tenido que cerrar hasta que mejore la situación. Aunque muchos otros han tenido que cerrar sus puertas permanentemente.

Expertos estipulan que la comunidad hispana está siendo desproporcionadamente afectada por la pandemia. Por esta razón, se necesita proveer ayuda inmediata a estos negocios, ya que contribuyen tanto a la economía del país. “Entre febrero y abril de este año, el número de pequeños negocios latinos disminuyó de 2.1 a 1.4 millones, una caída de 32%,” según un estudio del Buró Nacional de Investigaciones Económicas. 

Ya que muchos de estos negocios latinos son negocios pequeños o típicamente negocios familiares, varios han tenido que quedarse abierto en medio de la pandemia porque no tienen otra manera de recaudar fondos. Los negocios tienen que seguir ciertas normativas para mantenerse abiertos. Por ejemplo, en los restaurantes no se puede sentar tantos clientes como antes, los trabajadores tienen que tener puestas sus máscaras, y los clientes no serán atendidos al menos de que lleven máscara puesta.

Aun así, la cantidad de clientela que visita estos negocios ahora no se compara con la cantidad de clientes que habían solo meses antes. El gobierno aprobó un programa de préstamos para negocios a través de la página de Small Business Association, llamado  “Paycheck Protection Program,” pero solo un 20% de los latinos que aplicaron para un préstamo, recibieron fondos. En una encuesta creada y distribuida por la USHCC y LULAC a sus miembros y al público, de 871 personas, 546 eran latinos dueños de sus propios negocios y solamente 97 de ellos recibieron dinero.

Esto se presenta como un problema para la comunidad latina y para la economía del país en general.