¿Cómo Leer una Obra de Teatro?

Es un hecho muy conocido que las obras de teatro mejoran nuestras habilidades de comunicación, y nos enriquecen de manera personal, emocional, e intelectual. Por mucho que el acto de leer obras nos traigan, hay que tener en cuenta que en ocasiones se nos hace muy difícil entender y profundamente analizar esta forma de arte, considerando que son escritas con el propósito de ser escuchadas y vividas. Pero hay maneras en las que podemos entender estas obras literarias mejor. Tenemos que desintegrar y descomponer la obra debido a la estructura, acciones dramáticas, desarrollo de los personajes, enfoques temáticos, contenidos históricos, y el lenguaje. 

Estructura-  Debemos de observar el ritmo y la manera general en la que la obra progresa. Debemos de específicamente prestar atención a cuando los personajes entran y salen de la escena. La locación en la cual el personaje se encuentra es también importante.. También es necesario entender cómo estas estructuras y duraciones afectan el ritmo y movimiento de la obra.

Acciones dramáticas- Deberíamos de prestar atención a los conflictos de cada escena y el gran conflicto de la obra como todo. También debemos de analizar los deseos de los personajes y cómo los obtienen. 

Desarrollo de los personajes- Es necesario saber cómo los personajes principales cambian desde un principio hasta el fin. ¿Cómo cambiaron y por qué cambiaron? ¿Cuáles fueron los eventos que causaron estos cambios? Estas son preguntas que ayudan a entender el desarrollo de los personajes y las causas del cambio.  

Enfoques temáticos- Un elemento muy importante que debemos de tomar en cuenta cuando analizamos no solo obras de teatros pero también otras formas de literatura es el significado –  que nos trata de contar o enseñar el autor, qué mensaje o moraleja trata de convocar el autor a la audiencia, o en este caso los lectores. Los enfoques temáticos no solo es lo que los lectores aprenden de la obra, sino también lo que los personajes de la obra aprenden de sus acciones y conflictos, ya sean emocionales, con otros personajes o conflictos internos. 

Contenidos históricos- Cuando leemos una obra de teatro, tenemos que tener en cuenta el tiempo en el que la obra se lleva a cabo. Antes de empezar a leer, una buena opción sería investigar al respecto de los eventos que pasaban en aquellos tiempos o sobre el lugar en el cual la obra se desarrolla. Con esta información se nos hará más fácil entender la obra, como las cosas y las personas funcionaban y pensaban en aquellos tiempos. Es muy normal encontrar algunas alusiones (referencias) a lo largo de la obra. Es importante también entender estas alusiones que el autor usa. 

Lenguaje: Se debe prestar bastante atención al lenguaje que los personajes usan. La manera en la que hablan y se expresan lo dice todo, la región en la que viven, sus acentos, si son analfabetos, la clase social a la que pertenecen, etc.

Foto por Deposit Photos

Consejos generales: 

  • Leer en voz alta: Las obras de teatro son hechas para ser escuchadas; cuando uno lee en alta voz, puede entender y analizar mejor la obra
  • Leer la obra más de una vez: Cuando uno lee la obra en más de una ocasión, le da una oportunidad a entender mejor y entender algo que no entendía antes. Esto también ayuda más con el vocabulario del lector, tal vez a la segunda vez que uno lea le presta más atención al vocabulario y las palabras que no entendió. 
  • Mientras lea la obra, hagaze las preguntas analiticas mencionadas anteriormente 
  • Visualizar los personajes: Visualizar los personajes mientras lee la obra nos ayuda a imaginarnos cómo se vería la obra, si lo estuviéramos experimentando en persona

Tener un lápiz siempre: Siempre es bueno escribir notas a través de nuestra lectura, mientras anotamos nuestros pensamientos y opiniones en cada escena específica, se nos hace más fácil entender la obra en conjunto.